Take me Back|Monica Bedmar

monicaportada
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

monicaportada

A Mónica Bedmar la admiro desde hace mucho. Es de esas personas que me parecen de otro mundo. Y este take me back nos demuestra que lo es, de un mundo lleno de sensiblidad, ternura y pequeñas historias que nos llenan. Está claro que Monica es especial desde siempre, y es una gozada leer cómo nos lo cuenta. Gracias Mónica por estar aquí. We love you.

¿QUE SOÑABAS CUANDO ERAS PEQUEÑA?

Soñaba despierta muchas veces. Recuerdo en especial estar tumbada en el suelo, mirando al techo. Pensaba que caminaba al revés y que los techos eran los suelos. Me gustaba imaginar las nuevas perspectivas que adquirían los muebles al darles la vuelta. Cuando me aburría jugaba a imaginarme a mi misma dando saltos en este mundo invertido. Y cuando dormía hablaba en sueños. Eso todavía lo hago! Algunas veces cuando me despierto Álvaro me dice: con quién hablas hoy? Y nunca lo recuerdo!

¿QUE QUERÍAS SER DE MAYOR?

Pues no tenía una profesión decidida. Supongo que como muchos fui pasando por médico, peluquera, tendera… Lo que sí recuerdo con intensidad es la sensación de no querer estar dentro de un despacho encerrada. Cuando era adolescente se lo decía a mis padres y supongo que imaginaban que era cosa de la juventud y rebeldía, pero es algo que fue creciendo conmigo. Aunque no con el mismo furor y tocando de pies en el suelo, intento que mi trabajo me lleve a disfrutar de experiencias fuera de una oficina, y aunque siempre hay horas delante de un ordenador disfruto como una niña con mi cámara al aire libre. También siempre quería una familia numerosa y llevar a mis hijos al colegio en bicicleta en medio del campo. Por ahora tengo a Alma! Y lo de la bicicleta… Llegará!.

MONICABEDMARBICI

monicabedmararbol

¿CUAL ERA TU JUEGO FAVORITO?

Mi abuela pintaba. Mis abuelos tenían una casa en una montaña cerca de Barcelona. Ella tenía su estudio en una especie de buhardilla que daba al bosque. Tengo esas imágenes grabadas en la memoria, de los colores, los esmaltes, el horno, los pinceles. Yo era feliz cuando me dejaba estar ahí, trapicheando con ella. Haciendo vestidos a mis muñecas con telas que encontraba en baúles, pintando lienzos en blanco, preguntando como mezclar los colores. Recuerdo que una vez fuimos a comprar una caja de pinturas al óleo. Era una caja de madera, con una cinta de cuero y un montón de tubitos de colores. Me gustaba tanto que pasaba horas mirándolas y ordenándolas por colores. Cuando estaba ahí sentía que podía hacer cualquier cosa. Además tenía una pequeña tienda de tela, que me bajaba al jardín y jugaba a ir de picnic. Mi abuela se molestaba en poner mi comida en un tupper y prepararme una bolsa como si me fuera de excursión de verdad. Era pura magia! Era libre, podía subirme a los árboles y explorar a mis anchas.

¿QUE IMAGEN CONSERVAS EN LA RETINA DE CUANDO ERAS NIÑA?

Los veranos. Y la playa al atardecer. Recuerdo a mi abuela y a mi madre sentadas en una terraza mientras yo jugaba en la arena con una amiga que había venido a pasar unos días. También a mi madre con unas gafas de bucear riendo a más no poder. Recuerdo también la sensación de encogimiento al saber que esos días se acababan. Siempre contaba los días que quedaban para el final de vacaciones. Tengo un montón de recuerdos visuales de los veranos: Libros de “Los Hollister”, las camas elásticas y curiosamente los trayectos en coche. Recuerdo sentarme en mi sitio y disfrutar sin más del paisaje, de los colores. También recuerdo el día que enterraron a mi abuelo, la gente de mi clase lo sabía, y al acabar la jornada estaba saliendo por la puerta y se me acercó un compañero de clase. Me dijo: “Estás muy bonita hoy”. Así, sin más. Su mirada de ojos marrones y su cara de “no sé como ayudarte, pero igual así te hago sentir mejor” no se me olvidará nunca.

MONICAPLAYA

¿QUE ECHAS DE MENOS DE AQUELLOS TIEMPOS?

La inocencia. Cuando crecemos, aunque nos resistamos, nos vamos contaminando de lo que pasa a nuestro alrededor y en el mundo en que vivimos. Echo de menos salir del cole y que mi única preocupación sea jugar, reír y saltar. Aunque está bien darse cuenta de lo importante que es como niño tener esa sesación, mi trabajo ahora es que Alma sienta esa inocencia y la recuerde cuando crezca.

¿QUE CUALIDAD MANTIENES?

La risa. Y la observación. Y de vez en cuando, dejo que esa niña que vive dentro de mí, aflore y se ponga a correr en la playa. Llore de emoción o de tristeza y se sienta cobijada bajo los brazos de quien la quiere. Porque seguramente, ser niños otra vez significa no querer estar siempre a la altura perfecta de todo. Y dejarnos llevar sin rechistar.

MONICATERRAZA

 No os parece maravilloso leer a esta mujer? Mónica gracias por dedicarnos este tiempo y llevarnos a tu infancia, con esa claridad. ¡Nos ha encantado!. Un beso enorme y nos vemos pronto!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Puede Que Te Interese...

2 Comentarios

  • Respuesta
    eSteR
    11 febrero, 2016 at 19:12

    Tan bonita esa manera de sentir la vida!!! Me ha encantado! Por cierto: ahora sé a quien se parece la pequeña Alma: son dos gotitas de agua… cristalina! Preciosas las dos!
    Un abrazo, Mary.

  • Respuesta
    Carmen
    9 marzo, 2016 at 10:53

    Monica es mucho, hice el curso de “Un Paseo por lo invisible” con ella y lo recomiendo todo, tiene ese algo especial que solo tienen algunas personas, se la siente con una vida interior inmensa. Bonita entrevista !

  • Deja una Respuesta

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies