esto de los castigos y las consecuencias. ¿y cuál es la diferencia?

09340f5027ecb0d85fe5f1f5b85ca971
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

09340f5027ecb0d85fe5f1f5b85ca971

Hace poco escribía un post sobre esto, que así leído es lógico y tiene mucho sentido pero que a la hora de ponerlo en práctica es mucho más complicado. Os voy a contar desde mi experiencia, porque no es fácil distinguir entre un castigo y una consecuencia. ¿No puede ser lo mismo? ¿Una consecuencia puede ser un castigo? ¿O un castigo una consecuencia?. De verdad que me entra esta duda, que es fundamental.

He tirado de mi libro de cabecera del que ya os hablé en varias ocasiones “como hablar para que los niños escuchen y como escuchar para que los niños hablen”. Y la respuesta no es fácil y es un tema al que hay que dedicarle tiempo. Para llegar a esta idea de aplicar consecuencias, o como quizá se entienda mejor, alternativas para el castigo.

Al final, ¿qué podemos hacer? A ver si soy capaz de resumir este capitulo. Cuando castigamos lo que generamos es un sentimiento o bien de odio hacia nosotros, incomprensión, frustración o ganas de revelerase. Tampoco nosotros nos quedamos cómodos con esta actitud autoritaria que realmente no lleva a ningún sitio, más que al punto de partida una vez se acaba el castigo. Creo que lo mejor es poner un ejemplo, el que ponen en el libro.

Niño corriendo por los pasillos del super, tirando cosas de la estantería, no haciendo caso, tropezando, etc.

  1. señalar una forma de ser útil. En lugar de “ya verás cuando llegue a casa te quedas sin cena”, “si quieres ayudar elige tu tres limones grandes”
  2. expresar energica desaprobación sin atacar el caracter del niño. En vez de “estas actuando como un animal salvaje, esta noche no hay televisión”, “no me gusta lo que estás haciendo, los compradores se molestan cuando corres por los pasillos”
  3. Indicarle lo que esperas de él. En lugar de “no haces otra cosa que correr, eres molesto”. “Me gustaría que caminaras a mi lado, es todo más sencillo”
  4. Ofrecerle una elección. En vez de “si vuelvo a sorprenderte te pegaré”, “Billy, nada de correr. Puedes elgir entre sentarte o caminar. Tu decides”
  5. Emprender alguna acción. En lugar de “te lo buscaste, azote en el culo”, “Veo que decides sentarte en el carrito” (refrenando la carrera)
  6. Permitir que el niño experimente las consecuencias de su mal comportamiento. La próxima vez que vayas al super y quiera ir contigo. “Quiero ir” “Hoy no irás” “Por qué?” “Tu puedes decirmelo” “Porque estuve corriendo por la tienda?” “Lo adivinaste” “lo siento, dame otra oportunidad” “habrá mas oportunidades, pero hoy iré sola”

Vale, este ejemplo es un resumen de las cosas que se pueden hacer en lugar de castigar. Claro que hay ejemplos más complicados pero el esquema está bien. Otra de las cosas de las que habla es de emprender una negociación (si el niño es más mayor) donde las dos partes tengan voz y voto. Otro ejemplo con resumen. Un niño que llega tarde a casa sistemáticamente a cenar, porque se queda jugando con sus amigos. Siempre tiene la disculpa de que su reloj se rompe y no hace caso a pesar de los castigos.

  1. Hablar de los sentimientos y necesidades del niño. “He estado pensando que probablemente te resulta dificil dejar a tus amigos cuando estais jugando”.
  2. Hablar de los propios sentimientos y necesidades. “Pero me preocupo cuando llegas tarde”
  3. Buscar juntos alguna idea para encontrar una solución que convenga a ambos.
  4. Anotar todas las ideas sin hacer una evaluación.
  5. Decidir qué sugerencias son buenas y cuales se pueden poner en práctica.
  6. Consensuar lo que puede ir en la lista. En este caso llegaron al acuerdo de que retrasarían la cena 15 minutos, el niño se encargaría de mirar su reloj y llevarlo a arreglar si se estropea, la madre propuso ir a recogerle al campo de juego, pero el niño dijo que no, que llegaría en hora pero nada de ir a recogerle.

De esta manera, entre los dos llegaron a un acuerdo que ambos pudieron cumplir, ambos cedieron en sus posturas y se hicieron responsables de lo que habían quedado.

Una de las cosas que más me gusta de este capítulo es esta frase “Tenemos que renunciar a la idea de que porque somos adultos siempre tenemos la respuesta correcta. Debemos dejar de preocuparnos pensando que si no somos “lo bastante firmes” el niño se aprovechará de nosotros. Se requiere un gran acto de fe para creer que si nos tomamos el tiempo para sentarnos a compartir nuestros verdaderos sentimientos con una personita y escuchamos sus sentimientos, encontraremos soluciones adecuadas para ambos”.

Un tema que deja pensativo, que es todo un reto por delante pero que personalmente creo que merece la pena. En mi caso lo he puesto en práctica esta semana, y a ver qué tal va. Me llevó tiempo distinguir entre castigo y consecuencia. Porque una cosa es sobre el papel y otra en una situación concreta. Y es cierto que son facilmente solapables. Este capítulo del libro me ha hecho ensanchar la mente al respecto y a ver qué tal… Señores, empieza el festival!…

Muy muy feliz miércoles.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Puede Que Te Interese...

14 Comentarios

  • Respuesta
    Ma petite tribu
    29 marzo, 2017 at 11:32

    Interesante pero que dificil es…….. :)

    Besos desde el otro lado del Pirineo

    • Respuesta
      ebym
      30 marzo, 2017 at 08:41

      Muy dificil…!!! nunca sabes hasta donde y cómo! pero se trata de hacerlo lo mejor que uno sabe, verdad??

  • Respuesta
    Mama Vintage
    29 marzo, 2017 at 15:09

    La verdad es que seguramente me voy a expresar fatal, o no me voy a saber hacer entender, pero ahí voy. Yo quiero a mi hija con locura, pero a día de hoy, con mis 36 años frente a sus 10, claro que yo tengo razón, al menos más que ella, fundamentalmente porque en mis decisiones pesan muchas cosas y ella a su edad no tiene todos los datos para opinar en muchas de las cosas. Claro que tengo en cuenta sus sentimientos y sus opiniones… cuando se puede. Porque si su sentimiento o su opinión es estar toda la tarde tocándose la barriga porque le dan pereza los verbos irregulares, lo siento en el alma, pero a mí me da pereza la plancha y ahí estoy quitando arrugas. La quiero infinito, pero, y ella lo sabe porque se lo repito muchas veces, mi obligación es educarla y hacer de ella una buena persona, y eso a veces conlleva normas que quizá no entienda o no quiere cumplir, pero que no impongo por capricho, sino por el firme convencimiento de que son lo mejor para ella. Que es lo mejor que me ha pasado en la vida y que nunca nunca voy a hacer nada que le perjudique, sino todo lo contrario. Que mis decisiones nunca tienen como objetivo fastidiarle, sino todo lo contrario. Y, a veces, no se puede encontrar un punto intermedio que satisfaga a los dos. Por otro lado, la vida no siempre es negociación y para esto también hay que prepararles; no vale con pensar en que cuando sean mayores ya entenderán que si aparcan en doble fila y el policía les calca una multa, no van a poder negociar “mire agente, es que me venía mejor aquí porque me sale la niña del cole y si no, no me da tiempo” “entiendo sus sentimientos, vamos a buscar una solución intermedia” (es un ejemplo un poco simple, pero ilustrativo). Que aprendan a frustrarse y a aceptar normas es bueno también y es parte del proceso educativo, porque lamentable o afortunadamente, no van a poder hacer todo lo que quieran en la vida, ni tenerlo todo, ni saberlo todo. Y sabes que yo hablo mucho con mi hija y valoro mucho lo que opina y lo que siente, pero soy su madre y en nuestra relación mi papel está en otro nivel muy diferente al suyo.
    Espero que se me haya entendido y no haya sonado muy vehemente, que me vengo arriba y luego me da la sensación de haber sonado muy seca. Sólo es un punto de vista diferente 😉

    • Respuesta
      ebym
      30 marzo, 2017 at 08:37

      no suenas seca!! me gusta como cuentas tu opinión y por mi parte entiendo lo que dices. En mi caso lo que he vivido es que las prohibiciones por si mismas e inflexibles no dan el fruto esperado sino todo lo contrario y hay ciertas ocasiones en las que se puede flexibilizar y llegar a lugares comunes.
      Negociar con ellos no significa que puedan hacer lo que quieran. Para nada, al revés, significa que se pueda llegar a un acuerdo donde cada uno se responsabiliza de su parte. Pero más bien al revés, se busca precisamente que se llegue al fin, que es que haga lo que tiene que hacer, que lo haga con esfuerzo, que sea consciente y responsable de ello.
      A veces malinterpretamos esto de negociar con “se salen con la suya”… lo ideal, y lo que yo estoy venga dale prueba-error es lo contrario, es que el dilema que se plantee, vease hacer los deberes, se hagan. “puedes ver la tele durante 15 minutos si acabas los deberes y están correctos”… por ejemplo. En lugar de “no hay tele”…
      Son distintas maneras, y por supuesto todas validas, lo importante… como siempre, hacerlo lo mejor que uno puede, ¿verdad?
      Gracias mama vintage, tu visión es siempre enriquecedora! besinossssssss!

  • Respuesta
    Mire
    29 marzo, 2017 at 15:33

    Total y absolutamente de acuerdo con Mama Vintage!!

    Estos artículos están muy bien a grandes rasgos pero hay mucho descerebrado que se lo toma al pie de la letra y “negocia” todo con sus hijos… al final son niños que no toleran la más mínima frustración pq están acostumbrados a los “acuerdos intermedios”… pues yo recuerdo perfectamente a mi madre diciendo “he dicho que vas a mi lado porque lo digo yo y se acabó” cuando las objeciones y estira y afloja pasaban de la raya y ni había discusión ni odio a mi madre o tengo un trauma por ello…

    • Respuesta
      ebym
      30 marzo, 2017 at 08:41

      creo que llegar a un acuerdo intermedio también puede ser frustrante. A veces pensamos que por llegar a acuerdos se salen con la suya o ya consiguen lo que quieren. Pero no es asi, cuando se llega a un acuerdo hay que ceder, las dos partes. Se aprende a negociar, a ceder terreno, etc. También puede ser frustrante.
      Nuestros padres lo hicieron lo mejor que supieron, cada uno en su caso, pero así como no puedo estar de acuerdo con ciertas tecnicas que utilizan en los colegios, tantas veces no estoy de acuerdo con tantas tecnicas que utilizaron mis padres. Y que por mi parte no quiero replicar en mi hijo.
      Si que es cierto que el barco lo tienes que llevar tu, pero pienso que con cabeza y trabajandolo, los lugares comunes son buenos!
      Ahora, cada uno lo hace como mejor puede, todo tiene sus pros y sus contras. Todo. Pero lo hacemos todos lo mejor que sabemos o podemos. Gracias por el comentario!!! Un beso!

      • Respuesta
        Mari
        31 marzo, 2017 at 12:19

        Tengo el libro desde el verano pasado y todavía no lo he terminado! Y es que siempre tengo que repasar y repasar. Me parece un libro estupendo, con consejos muy sensatos, muy ameno (por las viñetas y los resúmenes de los capítulos) y, sobre todo, porque los consejos funcionan! Mi hijo va a cumplir 36 meses y desde el verano pasado aplico muchos de los trucos que se recomiendan en este libro en nuestra relación, y la mayoría de las veces funciona! No al 100%, porque es un niño y porque las situaciones nunca son idénticas, pero con el paso del tiempo veo que hay que ir alternando recursos y estrategias (por eso lo de repasar y repasar!). En el fondo, de lo que se trata, es de comprender las necesidades y comportamientos del niño, para, con paciencia, saber yo como adulta, buscar las mejores soluciones (ya que todavía es muy pequeño). Al fin y al cabo, es una educación respetuosa con el niño. En nuestro caso, además, puedo comprobar como los métodos de una educación más tradicional no son tan efectivos, pues el padre reproduce muchos métodos “de toda la vida” que desencadenan más rabietas, más enfados… en definitiva, el niño “aprende” mejor en un ambiente favorable, de respeto y cariño; el niño se “porta mejor” si se siente comprendido, respetado y valorado. Yo elijo una vida más tranquila, sin gritos, con paciencia, disfrutando de cada momento, con muchos abrazos y mucha diversión. No es fácil, pero es posible si el adulto pone de su parte.

  • Respuesta
    Noelia
    29 marzo, 2017 at 16:14

    Ains que paciencia!!!! Jiji… esa es mi frase del año…
    Probaré algunos de estos consejitos a ver si cunden el efecto deseado. Gracias María

    • Respuesta
      ebym
      30 marzo, 2017 at 08:42

      jajajaja! paciencia es la clave sin duda! un beso!

  • Respuesta
    Urban & Mom
    30 marzo, 2017 at 00:13

    Me encantan las propuestas que haces para que los padres, con un lenguaje asertivo, consigan que el niño deje un comportamiento no adecuado. En ocasiones, y aunque no queramos verlo, con nuestra actitud no hacemos más que empeorar las cosas.
    Me parecen unos consejos muy adecuados.
    Un besote.

    • Respuesta
      ebym
      30 marzo, 2017 at 08:45

      Muchas gracias urban&mom, es un tema complicado y trabajoso. Esto de la asertividad también es cansado! sobre todo si no te sale de manera natural sino que tienes que trabajarlo. en mi caso el esfuerzo merece la pena. Gracias por pasar a comentar! se agradece! un besazo!

  • Respuesta
    Anahi
    31 marzo, 2017 at 01:54

    I love this article. I have an 8 year old son and I have subscribed to this method of education since day one. My main goal has always been to teach him to use his own judgement when making decisions. Now, I am talking about decisions a child would make not life or death. But you start small and practice. “Do you think it is a good idea to have a piece of gum before dinner? Would you prefer to do homework before or after snack time? “I find that oftentimes kids are “good” because you are looking at them and the minute you turn your back they are at it again. Encouraging children to develop increasing and age-appropriate levels of self-sufficiency through taking responsibility for themselves, their actions, and their environment is something, I believe, will give them a foundation to reach their full potential as individuals and contributing members of society.

    • Respuesta
      ebym
      31 marzo, 2017 at 10:23

      At first I thought your comment was spam, as usually spam comes in english, but when I read it I saw it is on the topic of the post and a very good observation, by the way!. Thank you so much for leaving a comment and reading the post! best wishes!

  • Respuesta
    Nuria
    31 marzo, 2017 at 14:31

    Que complicado resulta a veces pero yo intento siempre negociar, como mínimo hablarlo dar mi opinión y escuchar la suya y llegar a un acuerdo, está claro que a veces la respuesta es NO pero tienen que saber porque. Y creo que para nosotros es mejor y para ellos también, pero sobre todo mucha paciencia. Gracias

  • Deja una Respuesta

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies