Los deberes. Ese debate

062d3aac34ae1babbbbd10ca7fc54234
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los deberes. La palabra más utilizada por los padres una vez tu hijo llega a primaria, o incluso ya en infantil. Tenía muchas ganas de escribir este post, con mi experiencia. Después de un tiempo indagando, lo peor es darme cuenta que los deberes son sólo una parte de todo un conjunto, son sólo una parte de un embrollo. Hoy me gustaría escribir sobre esto, como os digo desde  mi experiencia y vivencia personal. Todas las opiniones son mías y las asumo, pero además intentaré aportar algún otro dato porque llevo leyendo una temporada sobre el tema.

062d3aac34ae1babbbbd10ca7fc54234

Empiezo con una reflexión de Antonio Marina: ” Hay que potenciar los equipos directivos de los centros; formar a los profesores, cosa de la que no se ha ocupado ningún gobierno; la escuela tiene que aprender a colaborar con las familias y también hay que dar flexibilidad a la educación. No se trata de dividir a los alumnos en centros de excelencia y de torpes, hay muchas posibilidades de diversificación. Por último hay que abrir las aulas a la sociedad.”

Tenemos el sistema educativo con más horas lectivas de Europa y casi el único que tiene deberes. No tiene ningún sentido, no? ¿qué estamos haciendo mal? En mis lecturas me he encontrado posiciones que defienden los deberes porque: ayudan a crear hábito de trabajo, de orden, estimula el aprendizaje y la responsabilidad. Sin embargo no existe no existe una prueba científica sobre si los deberes son buenos o no, pero son cada vez más las voces cualificadas que muestran que no hay evidencias que relacionan los deberes con mejores resultados. Me gusta mucho Sara Benett, una madre estadounidense firmante de llibro “the case against homework” que dice “cuando los niños son pequeños son incapaces de hacer los deberes solos, con lo que al final aprenden a depender de sus padres. Así que en vez de aprender la autmotivación, la disciplina y responsabilidad, lo que aprenden es a depender de otros y a motivarse solo a base de negociaciones y castigos”.

9fd3ff22083e0982b0d59a85c61dbfc6

Estoy de acuerdo con ella, y mi aportación personal es que los deberes no me dejan tiempo ni libertad para enseñarle a mi hijo cosas que considero importantes y con las que también quiero crear hábito de trabajo, de orden y de responsabilidad. Es decir, pongo ejemplo práctico. Yo quiero que Nico me ayude a hacer la compra, tengamos a medias la gestión de las cosas que necesita la nevera, se ocupe de su ropa, y tenga varias tareas en casa. ¿Me créeis si os digo que no tenemos tiempo para hacer esto bien? podríamos hacerlo, si, y lo hacemos, pero corriendo, porque los deberes nos llevan toda la tarde, donde por cierto, yo estoy cansada y él más. Claro que los niños tienen que estudiar, aprender, ser responsables, esforzarse y frustrarse también, ser respetuosos en el colegio con el profesor, con los compañeros, con el propio colegio. Todo eso está claro, pero lo que es duro es que los deberes condicionen la vida familiar. Creen tensiones, condicionen el tiempo libre, de ocio, de cariño, de relax. Cuál es la primera frase que le dices a tus hijos al salir de clase? La mia es “¿qué traes de deberes?”. Dependiendo de la respuesta haremos unas cosas u otras, o nada. Si, o nada. Porque otra de las cosas que he observado, es que los deberes suelen ser de hoy para mañana. Pienso ¡que hay vida después del colegio! que muchas veces hay mil cosas que hacer, tareas propias del día a día en una casa! Encuentro muy estresante que los deberes sean sin margen de organización en las familias. Me encantó este artículo, me he sentido reconocida y lo explica tan tan bien. ;-).

nico-leyendo2

Yo no soy profesora, y por cierto, no podría ni querría serlo. Por eso confío esa parte de la educación de mi hijo a un colegio. Pasar esa resposabilidad a los padres me parece duro y poco pedagógico. Si mi hijo no ha aprendido en clase algo, con la ayuda de un profesional de la docencia, entiendo va a ser casi imposible que lo haga conmigo, que soy torpe, pero torpe con este tema de la explicación…!. Por pedir, me gustaría que si trajera tarea para casa fuera algo donde todos los padres, da igual su condicion profesional o económica pudieran participar y fuera algo de disfrute para la familia, no de conflicto. Otro ejemplo, Nico desde pequeñito iba a judo, le gustaba un montón y eran dos dias por semana que el también oxigenaba y cambiaba de actividad. Este año, “gracias a los deberes”, ha tenido que dejar de ir. Ibamos tan agobiados, el iba tan estresado, lo hacía todo tan corriendo, y con tan poca gana, que optamos por dejar el judo para poder terminar esas horas de deberes interminables. Y yo pregunto: ¿me puedo borrar de los deberes y no de judo?. Qué impotencia!.

430a7cc47aef7d46e23f636367d800e9

En definitiva, mi opinión, personal y como madre. Los deberes son sólo una parte de todo el general. De la forma de enseñar en clase, de memorizar en lugar de querer aprender, de no poder salirte ni un poco de la fila, de la poca motivación. Me pregunto, ¿qué se podría hacer?  Se que aquí se abre un debate, y yo estoy encantada. Esta es mi opinión, como madre, como persona y me gustaría escuchar las vuestras. Siento si el post es un poco denso y mezclado. Es que alargarme más sería eterno. Pero espero haber dejado la semilla para el debate si es que os sentís como yo impotente, porque ¿Qué podemos hacer? ¿Sabéis alguna forma donde podamos opinar más allá de en blogs o entre amigos? ¿Qué opináis?

Yo voto por tardes que nos permitan hacer actividades para desconectar, oxigenar el cerebro y cargar pilas para el día siguiente. También para tareas propias del día a día en una casa. Tener tiempo y espacio para que pueda leer su libro favorito, … todas esas cosas. Y si hay deberes, porfa, que sean con mesura, adaptados a las familias, y con margen de tiempo… Y no os cuento por lo que voto el fin de semana… pues por lo que todo el mundo. Tiempo de descanso, ocio, aburrirse, hacer excursión, y mil millones de cosas más, donde por cierto, también se aprenden cosas!.

Espero vuestros comentarios!!!

Feliz lunes

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Puede Que Te Interese...

56 Comentarios

  • Respuesta
    Nerea
    23 febrero, 2015 at 08:50

    Maria! Mis hijas en Donosti van a un colegio público con su propia metodología. No tienen deberes y todo lo aprenden jugando! Los pequeños no tienen mesas y sillas en el aula, tienen “txokos”, zonas temáticas de lectura, pintura…. Hasta una casa o tienda! Los mayores si que tienen mesas y sillas, pero colocadas por ” txokos”, para en cada txoko trabajar lo que corresponda….. En la tienda, por ejemplo, comprando y vendiendo aprenden a sumar y restar, etc. Es muy interesante y ellas disfrutan a la vez que aprenden!

  • Respuesta
    estibaliz
    23 febrero, 2015 at 09:41

    Los deberes , en mi opinión, hacen que los niños pierdan el interés por aprender. Cargamos a los niños además con actividades extraescolares y unido a los deberes se ponen nerviosos y viven con prisas ya desde pequeños. No tienen tiempo para ser niños y ya está.
    Aprender mediante la experiencia y de forma lúdica es lo ideal.

  • Respuesta
    Paula (DIY by Paula)
    23 febrero, 2015 at 09:45

    Maria, has puesto por escrito mis pensamientos. Estoy al 100% de acuerdo contigo.
    Mi hija mayor está en tercero y este año es el peor hasta ahora! Hay días que hasta se bloquea, porque no puede más.. se pasa una hora delante de los deberes sin avanzar, y mi paciencia es finita, con lo que al final se consigue la extenuación de los niños, y de los padres. Y al día siguiente, vuelta a empezar, vuelven al colegio a seguir, y a por más deberes.
    En la línea de lo que dices, yo pienso que en el colegio usan unos métodos de enseñanza, que hasta son distintos a los que vivimos nosotros de pequeños, y que en casa no sabemos o no podemos continuar. Pues en casa podemos complementar la educación en los aspectos de la casa, como dices, ordenar su cuarto, ayudar a poner la mesa y recoger, llevar la ropa a lavar, y hasta después ayudar a doblarla una vez seca. Ese tipo de responsabilidades que necesitan para completar su educación.
    Cuánto más hablo con otros padres de esto, más me doy cuenta de que la mayoría piensan igual, pero se acepta como una cosa más.. los deberes están ahí, hasta para quitarles horas de sueño, y es lo que hay.
    A mí, sinceramente me cuesta resignarme.
    Paula

  • Respuesta
    Norma
    23 febrero, 2015 at 10:02

    El colegio de mis hijos en bcn es público y no directivo. El profesor no da una lección y los niños escuchan si no que se trabaja por ambientes. Sin sillas, sin mesas, sin libros de texto… Y por descontado sin deberes. Alguna tarde extraescolar y luego salimos al parque o simplemente vamos a casa a jugar. Es que no pasan ya suficientemente horas en el cole para que al salir tengan que seguir haciendo tareas directivas?

  • Respuesta
    YOLANDA
    23 febrero, 2015 at 10:10

    Hola, justo ayer por la noche le comentaba a mi marido que los deberes del pequeño, está en tercero de primaria, no me dejan tiempo para hacer cosas con él. algo tan simple como jugar una partida a algo se ha convertido en algo casi imposible de alcanzar entre semana. Necesitamos un cambio ya y por mi experiencia depende mucho del profesor, la mayor está en 5 de primaria y no trae casi deberes lo que le permite compaginar el conservatorio sin problemas.
    Poco a poco a ver si vamos cambiando todo, porque queda mucho por hacer en educación.
    Saludos
    Yolanda

  • Respuesta
    manuela
    23 febrero, 2015 at 10:14

    Ni defiendo ni crítico las tareas tras la escula, estoy de acuerdo en bastante parte contigo Voy unos años por delante de Nico, y yo muchas veces en estos años escolares me he horrorizado al ver como los padres sobrecargan de actividades extraescolares a sus hijos en un porcentage muy alto de cosas que les obligant a pasar el resto del día encerrados en otros espacios y acabando de calentarse la cabeza.
    Otra cosa es que no creo que los deberes creen dependència de los pedres, el problema es que algunos no saben decir no, por supuesto dar ayuda puntualmente. Pero si te tienes que sentar con tu hijo a hacer los deberes aquí hay un problema de fondo de poca concordancia con las capacidades y aprendizaje y el nivel de las tareas que el profesor asigna.
    Em mi caso puedo decir que a la vuelta de los años y para afrontar otros estudiós de nivel superior ha resultado fantàstica la disciplina que mi hijo ha desarrollado con sus tareas, porque le es fàcil afrontar exámenes y pruebas ya que ha desarrollado métodos de Trabajo post-escolares que le permiten estudiar pocas hores y tener resultados Buenos.

    Es mi humilde opinión, yo también creo que es súper importante tener tiempo para otras cosas y sobre todo para hacer cosas de niños, jugar con sus juegos (y que no queden Nuevos en sus cajas por falta de uso), ver la tele, jugar a videojuegos, jugar con los amigos… y eso cuando el tiempo lo permita, aunque sea después de la escuela!!
    Un beso

  • Respuesta
    Andrea Amoretti
    23 febrero, 2015 at 11:04

    No te imaginas cuanto te entiendo… Daría para una comentario muy largo especialmente después de haber podido comparar nuestro sistema con el del resto de Europa… Nos hemos hasta mudado buscando soluciones que hicieran posibles tardes de verdad en familia. Yo tengo claro que soy su madre no su profesora, y mantener mi papel “sólo de madre” ha sido una gran lucha. Sabes para mi lo más absurdo… que los deberes están basados en la repetición y en la memoria. Se parecen a un castigo o una condena…. Hay mucho camino por recorrer, de la infancia dependen muchas cosas. Todas mis soluciones son muy personales y difícilmente aplicables en general. Buscando una solución tuve suerte pero es una pena que tengamos que “buscarnos la vida”. Un beso María!!

    • Respuesta
      ebym
      23 febrero, 2015 at 11:27

      Andrea, queremos saber pistas sobre estas soluciones tuyas! jajajaj! yo es que no se me ocurre, porque la que se me ocurriría es “no pienso dejar que los deberes afecten la relación con mi hijo”. Y es que me niego a esto. Pero por otro lado, como puede estar montado que si no lo hacemos puede influir en sus resultados?? ay por favor, que mal montado está… yo es que borraria lo que hay y empezaría de cero, en serio… que impotencia!

  • Respuesta
    Gi de Para el Bebé (@ParaelBebe)
    23 febrero, 2015 at 11:15

    Totalmente de acuerdo.

    Vicky tiene ya 12 años y hemos llegado a un punto en el que cada tarde tiene que estar en casa haciendo cosas que ya hizo en el colegio, repitiendolas una y otra vez y condicionando nuestras tardes. No puedo llevar a la peque al parque porque la otra “tiene” que hacer deberes.
    Nunca estuve de acuerdo con los deberes, creo que un niño que pasa el día entero en el colegio necesita tener una vida normal al salir, aprender cosas en otros aspectos de su vida ¡¡no todo se aprende en los libros!! acompañarme a la biblioteca, al supermercado, a una tienda, pasear al perro, relacionarse ocn amigas, con familia, jugar con su hermanita… y la pelea es siempre la misma “Vicky ¿juegas conmigo a los playmobils? “no Sofi, tengo que hacer deberes…” y me como cruda a la maestra porque nos arruina las tardes. Berrinches de la peque y la mayor enclaustrada en su habitación.
    Quiero un mundo donde los niños jueguen y aprendan sin presiones…

  • Respuesta
    Esto no es Ascot
    23 febrero, 2015 at 11:32

    odio los deberes, me alucina que pasen tantas horas en el colegio y tengan que seguir en casa. Los adultos, cuando termina su jornada laboral no siguen trabajando al llegar a casa. Mateo, que debe tener la misma edad que Nico, odia hacerlos, tiene cuadernos Rubio de cuentas, como los que tenía yo, no hemos avanzado nada en 30 años? No es posible que se siga educando como se hacía hace tanto tiempo. Hoy en día cualquier dato que quieras saber lo tienes en un smartphone, no seria mejor enseñarles a gestionar esa información? Enseñarles a tener un pensamiento crítico y analítico? En lugar de acribillarles a daros que tienen que memorizar. Creo que es la primera vez que hago un comentario en el blog, aunque llevo años leyéndolo, pero es que este tema me preocupa y mucho.

  • Respuesta
    LOLAPEL
    23 febrero, 2015 at 11:34

    Totalmente de acuerdo, hay una generación de niños “pilotados” por padres competitivos que inculcan esos “valores” en los peques, sentados tardes enteras de 5 a 11 de la noche para terminar los deberes, en clase se explica y luego se afirma en casa, yo tuve que buscarme la manera de enseñar a mi hija a dividir (conjugando el método que utilizaron en mis años con el suyo sin volvernos locas) y el crío que no aprendiera en casa pues peor para el…..mi hija tiene que leerse “nosecuantos” libros de la biblioteca para demostrar que lee, mientras Tom Sawyer y el Mago de Oz entre tantos otros duermen enla estantería esperando que tengamos tiempo para poder sacarlos….Ahora si, te digo que yo no “me siento” con mis hijos, primero por que yo me siento ya 8 horas en mi trabajo y segundo por que (por desgracia) el trabajo es de los niños, no de los padres con sentido comun claro, si hay dudas puntuales se resuelven pero lo contrario es un despropósito, estamos criando niños dependientes e inmaduros, sobrecargados de trabajo a los que no les queda tiempo para nada, y eso que soy consciente de que el sobresaliente de la vecinita es igual que el notable de mi hija con la diferencia de que mi hija ha hecho el trabajito sobre la Constitución por poner un ejemplo, ella SOLA, y el el encuadernado de 100 paginas de la vecinita lo han hecho mano a mano sus padres y ella, y yo me pregunto ¿en que piensa la profesora cuando premia algo así? ¿que hay de los padres que no tienen los conocimientos o los medios para ponerse con la criatura todas las tardes y tutelarla en la mesa paso por paso como parece que tenemos el deber de hacer?.
    Solo digo una cosa: bendita E.G.B, benditas tardes de bocadillo y jugar, y reir con los amigos en la calle, tardes de sol, de golondrinas volando, de grillos, de parque de esa vida que avanzaba lentamente antes de que nos convirtieran a los niños en funcionarios de mesa esclavos de este sistema absurdo

  • Respuesta
    Maite Pellicer Capel
    23 febrero, 2015 at 11:59

    Hola María,

    Justo comentaba yo esto el otro día, en my El café de los viernes.

    Yo creo que igual deberíamos ser un poco menos obedientes con la escuela, quizás deberíamos dejar de “quejarnos” y actuar. Si no estamos de acuerdo, deberíamos manifestarlo claramente al tutor y aclarar que como tenemos otras actividades fuera de la escuela no siempre vamos a llevar los deberes y punto y pelota.

    No podemos permitir que la escuela ocupe todo el tiempo vital de los peques.

  • Respuesta
    Almudena
    23 febrero, 2015 at 12:11

    Yo no esoty a favor de los deberes y en caso de haberlos, que sea una tarea de las que se realiza en clase que no de tiempo, y siempre tarea de los niños, no de sus padres, pero los niños son niños, deben salir del cole y jugar y aprender de otras maneras también, despejar la mente. Se les pide demasiado en una metodología de trabajo que no sé hasta que punto es buena, tú misma lo has dicho, España es el país con más horas lectivas de Europa, es un poco locura, aunque conociendo el sistema americano o el inglés, no me desagrada tanto, habría que cambiar esa parte de la conciliación está clarísimo, y que nos sean los coles los que se adaptan a nuestro horario, porqeu es una locura.
    Yo ahora pienso en Sira cuando nazca, y a raiz de lo que dice el último comentario, me la imagino diciendole a Saioa que juega con ella y Saioa encerrada haciendo deberes y más deberes, y no me gusta. No quiero deberes!!

  • Respuesta
    Sandra (So Sunny)
    23 febrero, 2015 at 12:17

    Es un tema complicado. Yo creo que unos pocos deberes están bien, al menos a mí como alumna me servían momento en que podía practicar lo que había dado en clase con tranquilidad y a mi ritmo. Y es cierto que me ayudaban a entender las lecciones y a tener una disciplina y organización.

    Dicho esto, los deberes tienen que ser eso, un repaso de la clase rápido, no pueden durar más de media hora.

    Este año hemos cambiado de colegio, en el anterior eran un suplicio, un montón de tareas muy repetitivas sin sentido y que nos llevaban a la situación que tu describes, tardes sin posibilidad de otros planes… Este año sin embargo estamos encantadas, el sistema es muy diferente y los deberes son pocos (nunca más de 20 minutos) y en su mayoría se basan en trabajos, investigación… son mucho más lúdicos.

    La diferencia es abismal, hemos pasado de la situación que tu describes a una situación donde se hacen sin problemas y además hasta entretienen. Así que yo creo que sí puede haber deberes, pero pocos, entretenidos y que les hagan pensar.

  • Respuesta
    Paloma
    23 febrero, 2015 at 12:18

    Vaya temazo, María.
    Yo tengo tres hijas (6º, 4º y 2º) y cada una tiene una historia distinta según las profesoras que les toque, lo cual indica que no es necesario sobrecargar a las niñas de deberes, pienso yo.
    La mayor ya se queja mucho de que se pasa el día en el colegio y luego la tarde trabajando y eso teniendo en cuenta que las dos mayores son muy responsables y autónomas, con lo que no iereden el tiempo: se ponen y acaban. En cambio con la pequeña tengo que estar como perro de presa para que termine bien las cosas… ella se enfada, yo me enfado y sinceramente no creo que esto nos aoprte nada en ningún sentido.
    A mí también me pasa el “¿qué tienes de deberes?” para organizarnos la tarde. Al final como cuando no es una es otra, no nos da la vida para nada…
    Realmente yo recuerdo jugar mucho cuando iba al cole, qué pena de sistema ¿verdad?

  • Respuesta
    olga
    23 febrero, 2015 at 12:18

    Estoy de acuerdo. A ver, nos dicen que los padres no debemos dejar toda la educación de los niños en los colegios. Que debemos implicarnos. Yo pregunto Si ellos ya pasan en el cola entre 6 y 8 horas aprendiendo ¿porqué no nos dejáis a los padres las horas libres de ocio para que enseñemos lo que creemos también importante para su desarrollo?. Si les ponen deberos eternos, nos quitan ese tiempo de poder enseñar a nuestros hijos otro tipo de responsabilidades como tú decías, de organización, orden, tareas en casa etc.. ¿Y el tiempo de la creatividad, del juego, del ocio? ¿Dónde queda? La que se queda por aquí soy yo para ver qué opinan los demás y ver si hay otras opciones. Besos

  • Respuesta
    paloma
    23 febrero, 2015 at 12:23

    Bueno pues yo tengo la suerte de que mis hijos vayan a un centro en el que entienden las tareas como parte de su formación, es decir, como profesora creo que es necesario un pequeño momento de “poso” para el trabajo hecho en clase. Me horrorizan las clases particulares y nunca me he sentado a estudiar con mis hijos de doce y casi nueve años… ellos saben que su trabajo es cumplir las tareas de clase en clase. Eso también es lo que pasa en ocasiones, ellos no acaban ni atienden en el horario escolar y luego parece que se les cargan de tareas… Pero no veo negativo que mi hijo sepa que tras merendar debe sentarse media hora a hacer algo y luego puede jugar, hacer la cena conmigo, ver un partido con su padre en la tele o simplemente reírse con su hermana.
    En este caso empiezan a llevar en tercero de primaria una cuenta, una lectura … algo que no lleve más de diez minutos y ya te digo que Juan que está en sexto nunca tiene algo que le lleve más de media hora. Eso supone que le día que sabe que va a hacer algo apetecible o que entrena, el saca media hora de otro rato para cumplir con sus tareas, y eso también es organización. Quizás no estéis de acuerdo conmigo pero creo que las cosas tampoco son blancas o negras. Yo también hice E.G.B. y tuve tardes de bocatas , risas y juegos , pero también estudié e hice deberes.
    Yo trabajo en educación y realmente no sé si lo hacemos tan mal como se dice, de verdad… Y os repito, nunca me he sentado a hacer deberes con ellos, y sus tareas no les han robado más de media hora. Confío plenamente en lo que sus profesores hacen, en que ellos saben lo que tienen que hacer y yo me preocupo de su educación personal, de que disfruten, jueguen y sepan que en la vida el trabajo es importante pero debes dedicar tiempo para ti.
    De todas formas me alucina leer la cantidad de tareas que tienen desde tan pequeños, y la suerte que tenéis algunas de vosotras al poder tener un trabajo que tras la jornada no suponga nada de trabajo en casa. Yo como profesora tras el colegio preparo mis clases en casa, corrijo en casa y tengo entrevistas con los padres fuera de mi horario escolar…

  • Respuesta
    tete
    23 febrero, 2015 at 12:24

    Estoy totalmente de acuerdo con tus opiniones hasta el punto que el exceso de deberes hizo que cambiase a mis hijos de colegio este año . Antes estaban en un centro concertado y la metodología de toda la vida..memorizar..martirio con la caligrafía que he llegado a hacer yo porque el niño no daba para más. ..y la profesora mandaba tarea a parte de dos hojas de caligrafía. .En casa el ambiente ere tenso y siempre con prisa .El último trimestre lo pasamos entre dolores de barriga ,de rodilla ..vamos les dolía todo y era todo tensión por el cole y el agobio de ritmo que llevábamos. Este año van a un cole público y son niños felices, vivimos relajados, van emocionados al cole..preparan los temas en grupo, traen para hacer en casa lo que nos les dio tiempo y como tarea leer todos los dias. Son más responsables ya que van contentos y organizan ellos lo que tienen que hacer ,en el cole es la metodología que siguen formar personas autónomas y que saben colaborar y trabajar en equipo. Soy psicóloga infantil y en la consulta no paro de ver estas situaciones..la madre al salir del cole va desesperada a la agenda a ver que toca…. las madres desbordadas y los niños bloqueados..yo opino que si un niño está agotado y tiene muchas tareas es preferible que queden sin hacer a que se vea presionado también por su madre me refiero cuento la tarea es ya desproporcionada… .No se que se podría hacer yo pensé que las profes de nueva generación serian más abiertas a métodos más flexibles pero me equivoque. Es cierto que empezando por los equipos directivos es un buen arranque..en el cole anterior este era básicamente el problema la directora es inaccesible por eso mi solución fue cambio de cole.

  • Respuesta
    PrudenciPrevia
    23 febrero, 2015 at 12:25

    Totalmente de acuerdo! En su momento, lo hablamos con las tutoras de turno, y lo que nos transmitieron fue la sesación de que mi hijo era o tonto o torpe o las dos cosas. Eran deberes que en menos de una hora se hacían si no le daba tiempo o invertía mas ers culpa de él. Supongo que es lo que pensaban ellas. Pasamos al instituto y la cosa se recrudecío y ahí estamos. El día de mi boda nunca se me olvidará, mi hijo se paso la tarde de mi boda haciendo ejercicios de matemáticas, tenía 27 que ocuparon 12 folios y que le supusieron un negativo el lunes, porque le quedaron 5 sin hacer. He de decir que no tengo ningún hijo tonto, hace deporte, esta en los scouts, tiene amigos es un adolescente majo y sano, con cosas de adolescente. Ya hace un tiempo que decidí ponerle ayuda en casa porque yo no podía ayudarle en determinadas materias. La lectura al final es que la educación en sí está creando desigualdades. Gracias María, a todas nos pasa lo mismo, y esta bien que lo pongas encima de la mesa

  • Respuesta
    Nuria Vila
    23 febrero, 2015 at 14:06

    De momento tengo la suerte de tener un colegio público cerca de mi casa, que ya no dan la enseñanza al método tradicional, y aunque al principio no sabía muy bien si confiar o no en el proyecto, ahora estoy 120% convencida que fue la mejor elección. Mi hijo tiene los mismos conocimientos que otros niños de su edad de otras escuelas, donde tienen deberes a diario. En nuestro cole hasta ahora (esta en 2o de primaria), solo lleva una hoja o máximo 2 hojas el fin de semana. Creo mucho en la teoría de Froebel, que los niños tienen que jugar para aprender!! (Justo el otro día publique un post al respeto de la enseñanza y el juego)
    Un abrazo y gracias por compartir tus opiniones con nosotras.

  • Respuesta
    Natalia
    23 febrero, 2015 at 14:11

    Estoy completamente de acuerdo. Yo soy profe de inglés, pero en una academia. No es un sitio donde los niños vengan a hacer los deberes, sino que tenemos nuestro propio programa y digamos que desarrollamos un curso paralelo. Antes ponía deberes a veces, pero ahora he decidido no hacerlo, porque les veo superagobiados. Sólo les encargo un proyecto más o menos una vez al mes, con bastante antelación, creo que facilillo y en el que les pido que demuestren creatividad (que dibujen, construyan, filmen, fotografíen…). Aunque con el inglés no les puedan ayudar sus padres, sí pueden hacerlo con la parte más creativa y con la búsqueda de información o los “brainstorming”.

  • Respuesta
    sabela
    23 febrero, 2015 at 16:52

    Mi opinion: deberes si pero con condiciones. Nada de mas de lo mismo que en el cole y. Cada niño necesitan cosas diferentes: uno necesitra mejorar ortografia otro redactar, otro reforzar calculo o comprension lectora. Pero no ejercicios monotonos y repetitivos.

  • Respuesta
    Elena
    23 febrero, 2015 at 17:15

    La verdad es que este es un tema bastante espinoso. Por un lado tengo a la pequeña (7 años) que tiene súper bien estructurado lo de los deberes, tan sólo tiene deberes los miércoles y los viernes, con lo cual sabemos cómo organizarnos el resto de la semana. Por el contrario, tengo al mayor (15 años) que evidentemente tiene “deberes” todos los días, pues a esta edad, ya se sabe que necesitan dedicarle tiempo a las tareas de cada día. Yo creo que depende del profesor de cada niño, pues te encuentras que hasta en el mismo colegio cada uno sigue una metodología totalmente distinta a la hora de mandar o no tarea para casa. Un saludo!!!

  • Respuesta
    Ana
    23 febrero, 2015 at 17:19

    Maria, subscrito palabra por palabra todo lo que has dicho. Mi hija ha empezado primaria este año y estamos desde entonces en la misma situación que tu describes. Me ha hecho plantearme muchas cosas, incluso homeschooling. Luego que los niños estén siempre dentro y tengan la posibilidad de estar al aire libre. Y lo de la dependencia que se crea en niños tan pequeños porque hay que hacer lo deberes con ellos como son esas maquetas para el día de la luz o de cualquier otra cosa. Nosotras en Galicia tenemos por supuesto que ir a clase de ingles porque la niña sale hablando en gallego con lo cual dos días por semana tiene clases por la tarde. Hay que hacer algo NO A LOS DEBERES. Un abarazo Maria.

  • Respuesta
    Efimerata
    23 febrero, 2015 at 20:12

    Uff… si te contara la de tiempo que llevo yo luchando contra viento y marea. cada vez que leo algo al respecto me siento identificada, y te diré que se repite punto por punto la situación vivida en diferentes hogares todas las tardes: discusiones, enfados, carreras, llantos…
    Una se siente muy impotente cuando una directora o un profesor te dice que es cuestión de organización, de distribuirte mejor el tiempo; y es que parece que estamos hablando idiomas diferentes.
    Yo sí estudié magisterio, y soy la primera que abogo por un cambio en los estudios de educación en nuestro país, porque ya conozco a varios profesores jóvenes y parecen recién salidos de una escuela decimonónica: no saben hacer nada sin el libro de texto y se sienten perdidos si no siguen al pie de la letra el calendario escolar.
    Lo peor de todos es que todavía somos muy pocos los que estamos hablando. Nada conseguiremos mientras haya resignación en los centros, entre los padres y estos gobiernos nos sigan tomando el pelo.
    El fracaso escolar está garantizado… niños de 8 ó 10 años que ya odian con todas sus fuerzas el colegio y la esclavitud a la q

  • Respuesta
    Efimerata
    23 febrero, 2015 at 20:13

    a la que están sometidos.
    Un abrazo y a luchar!

  • Respuesta
    Rosa
    23 febrero, 2015 at 20:56

    Totalmente de acuerdo contigo, tengo un hijo de 8 años al que ha habido días que le han dado las 10 de la noche haciendo deberes.
    No es justo, yo quiero qu mi hijo, como niño que es, tenga tiempo de jugar, de salir con la bici, de jugar con su hermano pequeño … me parece tan ilógico.

    Sobre todo cuando les obligan a cosas tan absurdas como deben colorearlo todo o deben copiar toooodos los enunciados … la letra con sangre entra …

    Ojalá nos escuchen algún día, están consiguiendo que esa maravillosa niñez se disfrute solo de viernes a domingo.

  • Respuesta
    Julie
    23 febrero, 2015 at 23:12

    Muy buen articulo!
    Yo fui a un cole donde no teniamos deberes, no los tuvimos hasta los 10 años mas o menos, y no demasiados. Y he sido una alumna brillante en casi todo, si eso sirve para tumbar algun argumento de habitos y tal. Importa mas la educacion emocional, la cooperacion, la formacion humana, que ser el que mas datos sabe.
    Por eso ahora estoy atonita y cabreada con la cantidad de deberes que ponen a los crios ya desde primaria.

    Es totalmente cierto lo que dices de que nos los imponen y nos roban tiempo en familia para otras cosas que son igual de educativas. Por ejemplo, la semana pasada queria ir a un concierto de musica clasica con mi hija, y como habia que “estuddiar para un control” para el dia siguiente, pues no fuimos. Y naturalmente tuve que ayudar a mi hija, que a los 7 no se sienta con el libro de buena gana. Si lo hace para muchas otras cosas que le interesan, pintar, inventar historias, leer lo que a ella le gusta… JUGAR!
    Hoy se ha quedado en casa y les hemos dedicado un tiempo minimo, mientras mi hija por si misma ha ordenado cosas de la cocina, ha ayudado a reparar una silla, ha escrito un menu de un restaurante inventado, con sus precios, latas vacias de refrescos, precioso…por tanto ha “estudiado mates, lecto, bricolaje, arte, ha cooperado… a su manera, jugando!
    NO a los debere, Si a la motivacion, a reforzarles las ganas de aprender, que ya las tienen! a que en todo caso aporten cosillas de casa, a que cuenten sus juegos e invenciones…SI a dejarles que sean niños, con toda su creatividad e imaginacion.

  • Respuesta
    bebybo
    23 febrero, 2015 at 23:27

    te voy a contar mi caso personal, mis hijas se llevan 4 años, con la mayor hasta que no tuvo deberes, nos pasabamos las tardes de paseo, haciendo una cosa u otra, pero cuando la pequeña nació, y llegó el momento de hacer lo mismo con ella, disfrutar toda la tarde de pasear, de ir al parque o de lo que sea, pues ya no pude porque su hermana mayor tenía que estudiar, y me dió mucha pena verla pasar años y años metida en casa, jugando si, pero en casa.

  • Respuesta
    mandi
    24 febrero, 2015 at 01:38

    Y yo me pregunto :
    Por qué somos tan sumisas? Viendo a nuestros hijos como esclalavitos?
    10 años y cada día incluyendo los fines de semana sin pausa, sin respiro…
    tendríamos que hacer huelga de deberes ,hablar entre nosotras y decir No que mínima tiene derecho a jugar.
    Bss a todas i a quejarnos!!!

  • Respuesta
    mandi
    24 febrero, 2015 at 01:41

    Y yo me pregunto :
    Por qué somos tan sumisas? Viendo a nuestros hijos como esclalavitos?
    10 años y cada día incluyendo los fines de semana sin pausa, sin respiro…
    tendríamos que hacer huelga de deberes ,hablar entre nosotras y decir NO.
    Que mí hija tiene derecho a jugar.
    Bss a todas i a quejarnos!!!

  • Respuesta
    3 libros de niños para dibujar | Escarabajos, Bichos y Mariposas
    24 febrero, 2015 at 10:22

    […] « Los deberes. Ese debate […]

  • Respuesta
    Noe
    24 febrero, 2015 at 10:34

    Vivimos a 5 km de Bilbao y mi hijo acude a un colegio público (4° de primaria) Los únicos deberes que tiene son 3 hojas de diferentes materias para las cuales disponen de una semana entera para hacer (de lunes a lunes) de esta forma él mismo se reparte el trabajo a lo largo de la semana en función de las actvidades extraescolares, cansancio, lectura, juegos….

  • Respuesta
    MARTA
    24 febrero, 2015 at 11:10

    Totalmente de acuerdo contigo María! Y con la mayor parte de comentarios, está claro que es un problema.. un gran problema y como dicen en algún comentario creo que deberíamos ser los padres los que hagamos respetar el tiempo de ocio y de familia. Deberíamos ser menos obedientes con la escuela en lo que se refiere a la organización del tiempo que nuestros niños pasan “fuera” del cole. Si los deberes se mandan de un día para otro y esa tarde la familia tiene otros planes (la compra, tarde con los abuelos y primos, recados.. lo que sea!) pues ese día no se hacen y punto! si fuera lo normal los niños no se sentirían mal al día siguiente porque siempre habría varios niños en esa situación.
    Con organización, mesura y entendimiento entre los padres y el cole si puede haber tareas y que todos salgamos ganando..puff que complicado..

  • Respuesta
    Joanna-Disfrutimadres
    24 febrero, 2015 at 12:47

    Pues las mias aún no han llegado al tema deberes, son peques, pero miedito me está entrando. Me da la sensación que es como lo de calentar la silla en los trabajos, en vez de ser eficientes.
    Muchos deberes para paliar la falta de creatividad y eficiencia pedagógica en las horas lectivas. Hay que priorizar la calidad y no la cantidad.Aunque seguro que hay muchos profes que se lo curran a tope y no son partidarios de dos horas de deberes.
    Abrazos, Joanna

  • Respuesta
    ines
    24 febrero, 2015 at 12:49

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es un tema que me está empezando a tocar, y es frustrante y agobiante también para mí. Mi niña va a un colegio que tiene método propio en infantil, empiezan a leer y escribir en tercero de infantil, más tarde que en el resto de los colegios (al menos de Madrid), y con un método propio de lectoescritura. Supuestamente el colegio va con eso de que “cada niño va a su ritmo”. Pero creo y he confirmado con padres del cole que tienen niños mayores, que eso a los que van más “retrasados” no les ayuda para nada (obviamente tal cual lo implementan en este colegio), el ritmo que cogen en la clase los profesores es el de los más adelantados. Porque llega un momento que te recomiendan que el niño repita curso…”repetir?!” un niño de 5 años o de 7 años?!.

    Al final mandan a casa trabajos que no han terminado en clase, supuestamente por “distracción” (ojo, “no son deberes, eh! Que aquí no damos deberes en infantil!, son trabajos sin terminar!”), y el niño (esto pasó con mi niña) no sabe explicar qué es lo que debe hacer, la madre (ósea yo misma!) no lo puede ayudar, encima no soy educadora, y tengo que llegar del trabajo a hacer esto?, además tengo otro niño menor que quiere jugar. Lo único que genera es un conflicto familiar, y como bien dices tú no queda tiempo para actividades extraescolares que les gusten a ellos o de cosas que se les den bien, no queda tiempo para jugar sin más, ni para mimos ni para nada. Entonces llega el momento que empiezas a dudar de tus capacidades, o de las de tu niño, y cuando descartas lo anterior te planteas si realmente es un colegio adecuado para tu niño. Pero que pasa…tampoco tienes muchas opciones, porque económicamente sólo te puedes permitir ese colegio, y otros pocos más. Como se soluciona? Pues no tengo idea!.

  • Respuesta
    Laura
    24 febrero, 2015 at 13:15

    Completamente de acuerdo con tu reflexión.
    Además siempre he pensado que los niños pasan suficientemente tiempo en el colegio, con una jornada de aproximadamente 7 horas diarias, no entiendo que luego tengan más trabajo para casa… igualmente me sucede que quiero educar a mis hijos en otros ámbito y al final no nos queda tiempo, como las tareas de la ropa, la cocina, la compra, etc.
    A parte de todo esto, soy una fiel defensora del ABURRIMIENTO, hay que dejar unos momentos para aburrirnos al día…

  • Respuesta
    eSteR
    24 febrero, 2015 at 13:41

    Hola María!… Aluvión de comentarios, LÓGICAMENTE!
    El tema de los deberes ya me queda lejos y, a pesar de la distancia en el tiempo y del sosiego que te permite la perspectiva que te dan los años, curiosamente, aún recuerdo el estrés y el desasosiego que me producían, muchas veces, los famosos deberes, especialmente durante el fin de semana… Incluso los deberes que traía a casa mi hija: nos recuerdo, mano a mano, a las tantas de la madrugada, acabando un mural sobre el Sistema Solar, o repasando la ortografía de un trabajo sobre Irlanda, o explicándole ejercicios de “Medi” (Medio Natural) o de Mates, o analizando oraciones subordinadas muy complejas, extraídas de textos literarios…
    Estoy completamente de acuerdo con casi todo lo aquí escrito y “padecido”. Yo tb soy de la opinión de que es necesario que los padres nos plantemos y exigir que los deberes desaparezcan, entendidos como lo que ahora son: tareas que no se han acabado en clase y que resultan necesarias para cubrir el “expediente” o para “dar el Tema por finiquitado”.
    Sí que soy partidaria de que a nuestros hijos se les puedan encargar determinadas tareas, con un margen de tiempo suficiente (y necesario) para que el niño pueda organizarse y aprender, ahora sí, a priorizar, estructurar, etc.
    A cuántos de nuestros hijos se les enseña a estudiar, a hacer esquemas, a contrastar, comparar y, especialmente a GLOBALIZAR, enlazando unos conocimientos con otros de manera que puedan llegar a entender e interiorizar que todo guarda relación con todo y que, a la vez, todo puede resultar interesante y, por qué no, divertido o estimulante?
    Los deberes, en sí, no son en realidad el problema: se trata de un problema mucho más serio y profundo. Se trata de la educación en sí misma, de cómo está estructurada, de que mi hija seguía estudiando lo mismo que estudié yo, treinta años atrás, con los mismos métodos, o métodos muy similares…
    Se trata, como dice el psiquiatra chileno Claudio Naranjo, “de que el mercado laboral se “traga” a los padres y no pueden dedicar el tiempo que quisieran a los hijos; se trata de devolverles a las personas, a los niños, su libertad, en una sociedad domesticada donde la enseñanza y la crianza forman parte de esa domesticación… Se trata de que la clase política no está dispuesta a apostar por la educación, e intentan encorsetar y controlar… Se trata de que nuestros hijos necesitan una educación holística, por lo que, si vamos a educar a TODA LA PERSONA, no podemos dedicarnos sólo a trabajar LA RAZÓN… ”
    Los deberes, como todos tenemos ya claro a estas alturas, son la punta del iceberg. Se trata de algo mucho más grave: se trata de que nuestros hijos (y nosotros mismos) necesitamos una educación que nos ayude a evolucionar y a crecer y, así, PODER LLEGAR A SER LO QUE REALMENTE PODRÍAMOS LLEGAR A SER.
    Mucho trabajo por delante: casi nada!
    Un post muy bueno, María, gracias!
    Un abrazo

  • Respuesta
    Mar
    24 febrero, 2015 at 23:07

    hola!!…estoy totalmente de acuerdo con el exceso de de deberes.Y lo digo xq si encima te toca un hijo que tiene falta de atencion,las tardes se alargan hasta la noche.Es triste xq le dedico de 3 a 4 h. todos los dias,y gracias que lo tengo de lunes a viernes con una chica,una hora y media.Esta en 1ª de primaria y empezaron desde el primer dia de clase a ponerles examenes de mates y lengua,y atencion,CON NOTA. Y claro el pobre lo suspendia todo xq el aun no sabia leer en minusculas,xq le dijeron en infantil que se aprende las minusculas en primaria….Asi que mi hijo esta aprendiendo las minusculas a la vez que tiene que saber responder bien a todos los problemas de Mates,Lengua,Cono,etc…UNA BARBARIDAD….en fin,no me extiendo mas,pero este tema da para mucho…Un abrazo.

  • Respuesta
    patricia
    25 febrero, 2015 at 13:17

    100% de acuerdo y tiene poca solución, ya sabes que de vez en cuando he escrito sobre educación mi experiencia y lo que voy indagando y aunque hay centros en toda España que se organizan de otro modo (públicos o privados) en nuestra comunidad apenas hay alternativas. El País Vasco es de lejos la comunidad que está mejor preparada (te decía alguien en un comentario) además el Ministerio no facilita los datos públicamente de los sistemas pedagógicos que los hay y avalados por ellos pero el grueso utiliza la fórmula tradicional (indudablemente porque es mas fácil hacerlo así). Nosotros no perdemos la oportunidad de compartir con el colegio que se organicen para los deberes, que las familias podemos aportar otras cosas y no es lógico que cuando los niños llegan a casa después de la jornada escolar sigan con lo mismo (en mi casa es el principal motivo de enfado, por ejemplo). Sin embargo algo que me sorprende es que los padres en general en el aula vuelven a comportarse como niños y no dicen ni mu en su turno de palabra. Un beso!

  • Respuesta
    EL
    25 febrero, 2015 at 15:29

    Pues yo tengo tres hijos que van al mismo colegio y tienen casi los mismos profesores y el pequeño siempre esta agobiado de deberes, parece que no estuvo en clase, todo hay que volvérselo a explicar, si no tuviera hermanos mayores pensaría que el colegio es un desastre. Los mayores pasaron por sus curso y no traían deberes, la suerte que tengo es que puedo comparar y la conclusión que saco es que el que no aprovecha el tiempo en clase tiene que hacerlo en casa, no sirve echar la culpa a nadie … que por otra parte es lo fácil. Creo que solo se les exige lo que pueden hacer.

  • Respuesta
    Nuria (Ayudarte Estudio de Psicología)
    25 febrero, 2015 at 21:09

    Hay que partir de una base: los deberes son para que los niños los hagan y aprendan. Muchos niños y adolescentes necesitan fijar conceptos que sino fuera en casa, quizás nunca harían (porque no todo el mundo asimila igual de rápido). Lo que no se hace, no se aprende… No hay más, Eso no significa que vosotras como madres tengáis que saber de todo o que tengan que ser deberes que ocupen toda la tarde. Pero hay que ser realistas y por muchas clases amenas que los profesores den, la motivación y la atención está ahí (es imposible estar concentrado las 6 horas de clase) y los deberes te “obligan” a participar y saber si hay conceptos que entiendes o no. Sobre este tema justamente hable hace unas semanas en mi artículo, os lo adjunto por si puede ser de ayuda http://www.ayudartepsicologia.com/blog/tips-para-combatir-hijo-vago/ .El debate no debería ser deberes a favor o en contra, sino en buscar soluciones para que Nico pueda disfrutar del judo y que además le de tiempo a hacer los deberes. Aunque parezca Misión Imposible… Puede serlo creedme! El balance entre ocio y deberes puede ser posible 😉

  • Respuesta
    Mama necesita un cafe (nueva seccion) | Tigriteando
    26 febrero, 2015 at 10:53

    […]  en la Vanguardia sobre el sistema educativo en Finlandia y como miman a sus maestros,  en Escarabajos, bichos y mariposas hablan de deberes. y este precioso texto sobre la importancia de los […]

  • Respuesta
    Gianella
    26 febrero, 2015 at 12:56

    Estoy tan de acuerdo… que te invito a leer un post al respecto que he escrito hace bien poco, ahí tienes mi opinión y mi experiencia bien desarrollada, aquí no tiene espacio, jejeje! Gracias por pasarte http://ma-pa.es/articulo/odio-los-deberes

  • Respuesta
    Estefanía
    26 febrero, 2015 at 14:02

    Ya sé que hace unos días que escribiste el post, pero no lo he leído hasta hoy y me ha parecido una reflexión muy acertada. Yo soy maestra de Primaria en un colegio público. Estoy totalmente en contra de los deberes ya que los niños y niñas pasan muchas horas en clase y la persona que tiene que aclararle las dudas a la hora de hacer las tareas soy yo. Ni más ni menos. Lo único que pido a mis alumnos es que repasen en casa lo que se ha dado ese día. A veces les mando actividades para que se implique la familia, como encuestas para estudiar los porcentajes, o buscar materiales para experimentos de ciencias. Por las tardes los niños salen, van a actividades o lo que les dé la gana a sus padres y madres. Eso se llama tiempo libre. Es muy triste escuchar que un niño tiene que dejar una actividad que le gusta porque tiene que cumplir un horario de trabajo más largo que el de un adulto.

    • Respuesta
      ebym
      1 marzo, 2015 at 11:37

      totalmente de acuerdo Fani, me alegra saber que hay profesores que piensan igual!

  • Respuesta
    Itziar
    26 febrero, 2015 at 14:29

    María de mis amores! En todo de acuerdo. Es una pena, como sabes no creo que el exceso de deberes sirva para sumar, sino todo lo contrario. Restan. Restan tiempo de calidad que reservas para estar con tus hijos, compartir momentos relajados y tareas diarias.

    Cuando regresé a Donosti desde Madrid, no dí muchas vueltas al tema del cole, pero me dí cuenta que había encontrado un cole diferente en la evolución que veía en el pequeñín y en el trato con los niños como pequeñas personitas, pero personitas. Reconozco que me tocó la lotería.

    Creo que es el mismo cole de Nerea (el primer comentario) y muchas veces pienso que me hubiera encantado ir a esta escuela de pequeña.

    Pienso que a muchos profesores les gustaría y ven necesario el cambio. Claro que los deberes pueden ayudar a reforzar, pero también tienen que enseñar a pensar, reflexionar. Despertar la curiosidad hará que quieran aprender. Más calidad y menos cantidad.

    Un beso!!!!
    Nos debemos y les debemos un paseo sin lluvia, Nico se llevó demasiados pocos palitos 😉

    • Respuesta
      ebym
      1 marzo, 2015 at 11:36

      Nos lo debemos querida Itziar! un besazo enorme!

  • Respuesta
    Patricia
    26 febrero, 2015 at 14:41

    Totalmente de acuerdo, mi hija aún es peque, pero mi sobrina la semana pasada con cuatro días de semana blanca al volver le esperaban cuatro exámenes. Tienen tantos deberes que incluso las clases de refuerzo de inglés las tiene el sábado por la tarde porque no puede entre semana ¡con 10años! Se nos va de las manos, cuando realmente tengan que estudiar van a estar agotados y aburridos de estar con el culo pegado a la silla. Los niños son niños y tienen que aprender jugando.

  • Respuesta
    Aida
    26 febrero, 2015 at 19:12

    Yo de momento no puedo quejarme. Aunque las dos fichas semanales que le mandan a mi hijo, no le gustan nada. Sin embargo hoy le mandaron hacer un animal con materiales reutilizables para el lunes y está encantado recopilando todo lo que pilla por casa. Eso seguro que te gustaba a ti también.
    A la pregunta de ¿qué podemos hacer? Pues no forzar, hacer los deberes que de tiempo en un tiempo prudencial, tampoco considero bueno de cara a los niños enfrentarse a los profesores, pero…. tienen que ir dándose cuenta.
    ¿Qué puede pasar? que tenga mala nota? y esa es otra para que sirven las notas. Hasta bachiller absolutamente para naaaaaaaaaaaaaaaaaada. Otro invento tonto, las dichosas notas. Yo inculcaré a mis hijos que sean ellos mismo, ni que sean de sobresaliente ni de notable, sino que sean ellos mismos. Se que me costará y si ellos quieren ser de sobresaliente, pues ellos mismos se esforzarán.

    bueno, menudo rollito

  • Respuesta
    DAIRO
    27 febrero, 2015 at 00:16

    Hola. Yo vivo en Colombia.
    Tenemos a Jorge de 16 y Camila de 10.
    Te agradezco inmensamente. Me siento comprendido, identificado.
    Todo lo que dices es cierto.
    Y además eso de pretender que todos los niños realicen los mismos procesos mentales y tareas igual; que sean roboticos.

    • Respuesta
      ebym
      1 marzo, 2015 at 11:34

      Me apena saber que también pasais por esto en Colombia! Esa es una carencia absoluta, el pensar que todos somos iguales.

  • Respuesta
    Carlota
    28 febrero, 2015 at 13:58

    Hola María y a tod@s l@s que seguís el Blog:
    Mi nombre es Carlota y soy profesora de secundaria desde hace 17 años. Sin duda el tema que María ha abierto es interesante, desde el primer día que lo leí pensé que sería oportuno que en esta ocasión pudiera compartir algunas ideas. Yo soy profe y no soy mamá con lo cual mi visión será la que percibo desde la escuela y creo que esto podrá dar algún dato más.
    Empezaré por la solución. El trabajo de los maestros no pretende más que ser un puente entre las familias y la escuela. Por lo que vosotras como mamás tendríais que hacer saber a través de las reuniones con los tutores o los profesores vuestro desagrado con las tareas. Está será la mejor manera de que el tránsito por ese puente sea lo más agradable y beneficioso para todos.
    La realidad es que son otros padres los que SÍ insisten en que se manden muchas tareas porque eso muestra que el colegio es muy exigente,y eso debe significar que su calidad educativa es muy buena. ERROR
    Hay muchos condicionantes más. Muchas familias cargan los horarios de los niños de actividades extra escolares que tienen que ver con el estudio ( clases particulares), en muchas ocasiones por la falta de tiempo de la mayoría de los padres por sus horarios laborales. Esto hace que los niños no presten mucha atención en las clases. Seleccionan su atención, esfuerzo y trabajo personal porque saben que su horario diario es interminable. Por lo tanto, el tiempo de clase están despistados , y en ocasiones si el juego supone algún esfuerzo mental, en seguida lo dejan. Son listos. Tienen que conservar sus fuerzas porque después de las clases en el cole aún tendrán que seguir trabajando.
    NINGÚN ADULTO TIENE EL NIVEL DE EXIGENCIA Y SE LE DEFINE POR SU ESFUERZO Y RESULTADOS EN EL TRABAJO. ¿Por qué hacemos esto con los niños?
    Otro punto interesante son las editoriales. La mayoría de los centros usan libros de texto cargados de ejercicios que los padres pagan caros a principio de curso y quieren ver que estos se utilizan. En muchas ocasiones el trabajo del aula no da para completar estos libros y por eso muchos lo mandan para casa. Solución no utilizar libros de texto y que el profesor tenga su propio programa. Tod@s sabemos del poder de las editoriales que os voy a contar de los tejes y manejes que desconozco pero sé que andan por detrás.
    Por último, decirnos que la escuela está en REVOLUCIÓN. Creo que nunca antes ha tenido tantos frentes de cambio. Los profesionales que nos dedicamos a esto no queremos más que disfrutar de aprender junto con vuestr@s hij@s. JUNTOS SABREMOS SEGUIR CONSTRUYENDO ESTE PUENTE.

    • Respuesta
      ebym
      1 marzo, 2015 at 11:33

      querida Carlota, qué visión tan buena desde el otro lado… lo has definido muy bien. Yo contaba mi experiencia como madre a la hora de poder educar a mi hijo, y como las tareas interminables me dificultaban tener tiempo de calidad. Tu visión sobre el por qué muchas veces de estas tareas está muy bien. Sobre todo el tema de las editoriales. Es increible como al final el “dinero” mueve otra vez más, y los intereses. Las farmaceuticas, las editoriales… y sin ningún escrúpulo. También veo mucho lo que comentas de “si no hacen deberes no acaban el temario”… me gustaría definir “el temario”, qué es el temario?? es el oráculo de nuestra vida? pasará algo si no se acaba el temario pero has tenido tiempo a aprender otras cosas? donde está el límite a todo esto? tu visión ha sido super clarificadora y arroja más luz a todo esto. Mil gracias por tu tiempo para escribir este mensaje y un abrazo enorme

  • Respuesta
    Eva
    1 marzo, 2015 at 23:22

    Yo estoy a favor de los deberes en casa, siendo éstos las tareas que no han podido terminar en clase. Y punto.
    El tiempo fuera del cole es para completarlo con las extra actividades que los niños quieran hacer. Yo tengo tres chicos y en mi caso el deporte del cole no es suficiente, ellos escogen las actividades y si se quejan las dejamos, el año pasado se quejaban con el judo, les dije que sí no querían les borraba y nunca más se han quejado. Pasan muchas horas en el cole, debería ser suficiente!
    La mejor profe de mis niños siempre decía que de deberes para las vaciones era leer, leer y leer. Como sólo tenían que leer, todos estábamos súper motivados para ir a comprar libros molones, leerlos y releerlos …

  • Respuesta
    Pilar Fernández
    6 marzo, 2015 at 00:33

    María, totalmente de acuerdo contigo, tengo dos hijas una de 11 y otra de 7 y todos los días traen deberes, sobre todo la mayor es la que más tiempo dedica a esta tarea. Al principio de curso los profesores de mis hijas en la reunion de inicio de curso siempre nos comentan lo mismo, que pondrán deberes diarios pero sólo para una media hora. Al principio lo cumplen pero según va avanzando el curso, el tiempo apremia y la media hora se convierte muchos días en 2 horas y la semana que tienen exámenes, después de los deberes toca estudiar.

    Estoy en desacuerdo con esta manera de organizarse pero sabes qué, que hace tiempo dejé de agobiarme y de agobiar a mis hijas por este tema, las dejo a su aire la mayor parte del tiempo y no me obsesiono por si los hacen todos, si están bien o mal o si se lo saben mejor o peor, esto hace que ellas también decidan y den prioridad y sientan liberación al no tener mi presión como añadido. Además si las veo muy espesas y cansadas soy yo la que les dice que lo dejen, que no pasa nada, que no todos los días estamos al 100% y que por ese día ya ha sido suficiente. En estas ocasiones a veces los han dejado pero la mayoría de las veces han parado un rato, se han despejado y después por propia iniciativa los han terminado y creo que este es el resultado de sentir verdadera libertad en decidir hacerlos o no.

    No sé si te servirá de mucho pero esta forma de actuar hace que el ambiente en casa sea mucho más beneficioso para todos. Decirte además que las notas que traen son muy buenas pero siempre les digo lo mismo que eso está muy bien pero lo que realmente está bien es la actitud y el esfuerzo que demuestran cada día. Es más Maria ,a veces cuando acaba el curso y antes de que traigan las notas les he hecho un pequeño regalo por su actitud de cada día tanto para los deberes como para otras cosas, ayudar en casa, apoyarse mutuamente, compartir sus inquietudes, etc. y desde el corazón te digo que lo que realmente más me importa por encima de carreras, títulos y cátedras es la felicidad de mis hijas, lo demás viene por añadidura.

    Un abrazo fuerte y enhorabuena por el blog tan chulo que tienes.

    Pilar Fernández

  • Deja una Respuesta

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies